LOGIN
Inicio Internacional «Sudáfrica» Migrantes de Malawi denuncian negligencia del gobierno

«Sudáfrica» Migrantes de Malawi denuncian negligencia del gobierno

by Noticias al Despertar

A principios de este mes, Edina Maliwa, de 25 años, dormía en su casa en la comunidad de Mariannhill de la provincia de KwaZulu-Natal después de un agotador turno como empleada doméstica cuando un sonido ensordecedor la despertó.

“Al principio no sabía lo que era hasta que me levanté de la cama”, dijo Maliwa en una entrevista telefónica desde un pueblo vecino donde un amigo la había acogido. “Estaba sumergida en agua hasta los tobillos, ahí fue cuando sabía que estaba en problemas”.

“Cuando salí, me encontré con que un gran árbol caído sobre la casa de mi vecino. Las cinco personas que estaban allí murieron esa noche”.

Las inundaciones continuaron durante varios días y dejaron al menos 443 muertos y 63 desaparecidos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Malawi le dijo a Al Jazeera que al menos siete de sus ciudadanos estaban entre ese número de muertos, incluso cuando dos están desaparecidos y más de 200 siguen desplazados.

Maliwa, de Malawi, está entre ellos. En 2019, dejó a su hija, que ahora tiene cinco años, con su madre y emigró a Sudáfrica debido a la falta de oportunidades laborales en su país de origen.

Durante años, las crecientes tasas de desempleo y las malas condiciones de vida en países vecinos como Malawi, Mozambique y Zimbabue han convertido a Sudáfrica, la segunda economía más grande del continente, en un país atractivo, especialmente para miles de jóvenes. Muchos de ellos terminan en el sector informal, trabajando como guardias de seguridad, dependientas y empleadas domésticas.

Un miembro del equipo de búsqueda y rescate busca cuerpos con la ayuda de un perro, luego de las lluvias torrenciales que provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra.
Un miembro del equipo de búsqueda y rescate busca cuerpos con la ayuda de un perro después de las lluvias torrenciales que provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra, en Umbumbulu, cerca de Durban, Sudáfrica, el 18 de abril de 2022

Pero los que sobrevivieron al desastre dicen que terminaron perdiendo todas sus posesiones y que no han recibido apoyo ni garantías de su gobierno local.

Según ellos, tampoco han recibido asistencia de los gobiernos provinciales o nacionales de Sudáfrica. Pero eso también se aplica a los lugareños que han mostrado frustración con el nivel de apoyo de las autoridades.

Para personas como John Achadi, de 26 años, un salón comunitario es el único lugar donde puede encontrar refugio. Él es uno de los 32 malawianos que acampan allí y sobreviven con las limosnas de los simpatizantes. Hay otros inmigrantes en el campamento, de Mozambique, Tanzania y Zimbabue, y también están preocupados por su seguridad en un país con violencia xenófoba recurrente.

Achadi dijo que abordará el primer autobús de regreso a casa tan pronto como pueda. Hace cuatro años, viajó a Sudáfrica con la esperanza de encontrar trabajo, ya que sus padres eran demasiado pobres para apoyar su educación y, por lo tanto, encontrar trabajo era difícil en Malawi.

Pero después de las inundaciones, no solo perdió todas sus propiedades, la mayoría de las cuales ya estaban empacadas para enviarlas a casa, sino que su lugar de trabajo, una panadería, también fue arrasado. Su empleador le envió un mensaje de texto que las operaciones no se reanudarán hasta julio.

«Eso es demasiado tiempo y ¿Cómo vamos a sobrevivir aquí?» preguntó. “Es muy difícil conseguir dinero para comprar alimentos porque incluso los precios de los alimentos han subido. La vida es más difícil para mí que antes”, dijo.

John Kabaghe, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Malawi, dijo que las autoridades han estado monitoreando la situación y están listas para repatriar a quienes deseen regresar a casa, lo que incluye proporcionarles documentos de viaje que la mayoría había perdido.

“Pueden sentirse así (descuidados), pero es como si estuviéramos tratando de apoyarlos desde el punto de vista de no tener una misión en el lugar”, dijo, y agregó que Lilongwe ya está lidiando con desastres recientes. incluido el ciclón Ana.

“Teníamos gente que iba para allá y no podía acceder a la mayoría de las áreas”, agregó. En situaciones como estas, hay expectativas poco realistas [de la gente] sobre lo que puede hacer el gobierno”.

Maliwa y Achadi dijeron que no pudieron comunicarse con su embajada porque no tienen contactos con los funcionarios allí.

El politólogo Víctor Chipofya Jr, con sede en Lilongwe, culpó al gobierno por no atender las necesidades de los malawianos en la diáspora en su momento de necesidad.

“La mayoría de los malawianos que viven en Sudáfrica son personas que van allí y los trabajos que realizan no son realmente trabajos bien remunerados”, dijo. “Entonces, para resolver el problema, a largo plazo, tal vez sea hora de que el gobierno de Malawi cree un entorno dentro de Malawi que haga que estas personas no abandonen este país para ir a trabajar a Sudáfrica”.

La mañana después del aguacero, Maliwa fue testigo de cómo sacaban con palas de los escombros docenas de cuerpos, un espectáculo que la ha dejado traumatizada. Pero sin mejores perspectivas de regreso a casa, está dispuesta a quedarse, con la esperanza de un nuevo comienzo.

Podria Gustarte